Lo Leí en un Cuento

Transitando Estaciones

Siempre me he detenido mucho en las estaciones del año, es que para mí siempre fueron de alguna manera una posibilidad para significar, para simbolizar, para abrir y cerrar ciclos, que con el tiempo me he dado cuenta  que más que cerrar tenían que ver con TRANSICIONAR… una palabra que está llena de MOMENTOS.

 

 

Mi estación favorita es el OTOÑO... El otoño tiene mucho de transición, porque nos encamina hacia el invierno, porque su clima nos regala muchos grises entre días soleados y de agradable calorcito, con anocheceres más frescos donde buscamos un poco de abrigo. Y no puedo evitar ver en él una belleza inigualable como la que veo al observar el desarrollo de niños y niñas, su crecimiento, su paso a paso, donde la meta importa pero mucho más la TRANSICIÓN. Cuando sabemos mirarla, descubrimos un infinito mundo que valorar, que apreciar, porque allí está la riqueza, en el proceso.

 

 

«Alegres lxs adultxs que ven que el/la niño/a ha caminado “al fin”…

Alegres lxs adultxs cuando lxs niñxs hablan…

Alegres cuando “por fin” han leído…

Cuando ¨por fin¨ han sumado…

Alegres cuando “alcanzan”, cuando “llegan”, cuando “logran” … y claro que todos esos son motivos de alegría, pero quería invitarlos a apreciar las transiciones, los procesos que posibilitaron esas conquistas… porque caminar como hablar, como leer, sumar  y como muchas otras cosas incluso del día a día de lxs niñxs, por ejemplo, pasar de comer a dormir, o de jugar a un cambio de pañal, o de leer a salir al jardín,  son PROCESOS, sutiles momentos casi invisibles que son los que hicieron que luego podamos observar  la meta… en ese proceso, curiosamente los más alegres son lxs niñx, que a cada paso que dan en su desarrollo se preparan a sí mismxs, para dar el siguiente.  Siempre he pensado que si somos capaces de OBSERVAR más los procesos, o lo que pasa “entre” cosa y cosa podremos mirar mejor, disfrutar y estar por tanto más presentes.

El otoño transiciona, espera, prepara, echa raíces…  Al igual que el día a día de un niñx que  está lleno de transiciones que debemos cuidar, acompañar, con amor y sensibilidad, solo así podremos entender y conocer necesidades.

Los seres humanos, según la cultura, hemos crecido esperando resultados, ansiosos por ver lo que deseamos o lo que se supone debe ocurrir… así se quiere por ejemplo que lxs niñxs duerman, que coman, que hagan esto o aquello… los invito a mirar el “entre”… a mirarnos como adultxs, en cómo acompañamos a ese niño o niña a transicionar de  momento a momento, de emoción en emoción, de rutina a rutina, de conquista a conquista… no podemos valorar como hemos llegado al otoño si no tenemos en cuenta que ha pasado en verano, ni esperar ansiosos la llegada del frío si primero las hojas no han caído, si no podemos mirar el todo, y esto no solo refiere al desarrollo y lo que se espera de éste, sino también en cada cosa que sucede en el día de ese niñx, en casa, en la escuela o donde sea que se encuentre. 

Adultxs  que transitan junto a lxs niñxs desde la observación, la calma y la seguridad, no podrán mas que transmitir todo esto a ellxs, dando confianza e importancia a cada sutileza y momento que serán los que den lugar a otros.

  Así lxs niñxs van caminando y transitando poco a poco y a su ritmo las estaciones de su mundo interno,

llegan a cada una sin prisas, con la calma,

sol a sol, hoja a hoja, brisa a brisa, flor a flor…

 

1 comentario en “Transitando Estaciones”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bolsa de compras
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0
Abrir chat
Bienvenidxs a Lo Leí en un Cuento. Déjanos tu consulta que tan pronto como nos sea posible te responderemos :)